domingo, 31 de mayo de 2009

CASADOS... OTRA VEZ

Los que siguen este blog saben que soy bastante reacio a poner fotos mías en él. Me gusta poner aquéllas cosas que me llaman la atención, pero no personalizar demasiado en mi, sino ser testigo de la vida que pasa por delante de mi más que corresponsal de la que pasa dentro. Pero puede haber excepciones, ¿no?

De hecho, en dos ocasiones he puesto fotos mías en el blog. La primera, cuando le robé un balón a Dios. La otra, cuando Pablonchi vino a Chile. Y como no hay dos sin tres, aquí están mis fotos de la boda sintoísta. De la ceremonia propiamente dicha no hay nada, ni fotos ni video: está prohibido tomar imágenes en el interior del santuario, y el aceso está restringido a familiares cercanos.


En mi caso, como mis amigos se metieron viajes bastante largos para venir a la boda (Pablonchi vino desde Sao Paulo, casi 30 horas de avión) dijimos que eran de mi familia. Y como mis amigos lo hicieron, algunos de los de Hitomi también. Era una ocasión única de ver algo difícil de ver, incluso para un japonés, ya que solo los familiares directos de la pareja pueden hacerlo, y muchas parejas no se casan en santuarios por el elevado precio de la ceremonia y del alquiler de los trajes.


La ceremonia es muy conmovedora, especialmente la música tradicional que tocan tres monjes en un rincón. Entender, no entendí nada, pero salí completamente encantado. La comida, los amigos, todo fue espectacular. Ya intentaré contar un poquito más en el futuro.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hitomi está súper guapa (bueno tu también, pero sin mariconadad ¿eh?)
Me hubiera gustado esta allí, en la ceremonia, pero ya sabes: uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras.
Un gran abrazo y besos para Hitomi (ya supondrá de parte de quien)

Juan Carlos dijo...

Impresionante y .....distinto para los simples occidentales. De todas formas El Escorial quiere ver mas fotos de ese feliz dia con invitados, familia y entorno incluidos. Usa el e-mail.
Un fuerte abrazo para ambos con nuestros mejores deseos.

Anónimo dijo...

Queridos sobrinos:

Recién vueltos de El Escorial, donde estuvimos hace semanas en vuestra boda 'occidental', hemos accedido a tu blog para leer las últimas noticias de vuestra boda sintoista. Realmente parecéis los dos auténticos japoneses. ¡Muchas felicidades y mucha suerte!
Charo y yo estuvimos en ese templo y entendemos que hayas sentido algo especial, aunque 'no entendieras nada'. Un lugar y un paraje incomparables, que han ganado mucho con vuestra presencia y amor a raudales, seguro.
Sube más fotos al blog, por favor.
Muchos besos.

Charo y Juanma