martes, 5 de abril de 2011

OKINAWA (II) - CHURAUMI

En la serie en la que os estoy contando sobre nuestras andazas en Okinawa, me había quedado en el embarque en el avión que, desde el aeropuerto de Kobe, nos iba a llevar para allá. Así que no os habéis perdido gran cosa. Sigamos desde ahí...

Llegamos al aeropuerto de Naha (la capital de Okinawa, en el sur de la isla) bien temprano, como a las diez de la mañana. En el aeropuerto se podían ver banderas con los emblemas de los numerosos equipos de la liga de Béisbol japonesa, ya que todos se van a hacer allí sus entrenamientos de invierno. La pretemporada, vamos.

Hicimos bastante rápido los trámites para hacernos con nuestro cochecito de alquiler. Pequeñito, pero vamos, que sobraba para lo que a isla da de si (no se puede ir demasiado rápido). De ahí nos metimos a la autopista que cruza la isla de sur a norte, y decidimos saltarnos el hotel (más o menos en el centro de la isla) para ahorrar tiempo. Seguimos bastante más al norte hasta el acuario Churaumi: sencillamente espectacular.

Foto de la entrada, con una estatua (a tamaño natural, creo) de un tiburón ballena

Lo del tiburón ballena no es casual. Es el pez más grande que existe (la ballena azul es el animal más grande, pero las ballenas no son peces). En este acuario tienen nada menos que tres, y eso que pueden medir hasta 15 metros. No muchos acuarios se lo pueden permitir, ya que el tamaño del tanque debe ser equivalente (y aquí tienen tres). Además, tenerlos en cautividad es complicado. En el acuario de Atlanta, en Georgia (el más grande del mundo) tienen cuatro, y eso que se les murieron dos hace unos años. Al ladito de casa, en Osaka, tenemos otro tiburón ballena en el acuario Kaiyukan, así que no era el primero que veía.

Uno de los tiburones ballena de Churaumi. Notad que el pez nodriza que lleva en la chepa es lo suficientemente grande como para tener su propio pez nodriza.

Eso si, Churaumi (que significa Mar Bello) es un acuario diferente. A pesar de que no es el más grande del mundo, si que tiene el panel más grande del mundo. El panel es la ventana que da al acuario, y el mayor de los que hay aquí es de 8,2 metros de alto por 22,5 metros de largo (una pasada, si lo pensáis).

Los certificados de record Guinness de mayor panel acrílico del mundo y mayor ventana de acuario del mundo

Estos paneles para acuarios se hacen solo en Japón, puesto que emplean una tecnología muy avanzada (y supongo que patentada), y se exportan a todo el mundo. La cosa es que el panel tiene que aguantar una presion elevada, por lo que deben ser bastante gruesos (en el panel en cuestión, 60cm). La cosa es mantener unas buenas propiedades ópticas con esos grosores. Esto es, no alterar (a los ojos de los visitantes) la forma de los peces, o sus colores, y ni siquiera dar la impresión de tener ese grosor). No doy más la vara. Alucinad con el vídeo siguiente que anda por youtube:



¿Es o no espectacular? No me quiero alargar contando todo lo que vimos allí, pero este tanque no es todo. Había una zona en la que contaban muchas cosas de los tiburones, por ejemplo que nacen de huevos, pero que salen de los mismos mientras están aún dentro de la madre.

Nonatos de tiburón ballena (extraídos de un tiburón ballena antes de nacer)

En esa zona tenían un tanque separado para tiburones, por razones obvias...

Tiburón toro

Fuera del edificio del acuario, pero dentro del mismo parque, estaba la zona de los delfines. Aunque llegamos tarde al último pase del número de los delfines y nos lo perdimos, no nos pareció mal. Esto se ve en cualquier lado. Uno de los delfinarios lo estaban limpiando... con los delfines dentro:

Los delfines esperan pacientes a que les limpien el tanque

Había otra zona con manatíes, regalo a Japón del gobierno de México. Viéndolos se cree uno la teoría de que las sirenas son un mito asociado al avistamiento de manatíes por parte de marineros.

Manatí-Sirena

También había una zona con tortugas, con su correspondiente trozo de playa para desovar.

Tortugaza

Bueno, por hoy ya está bien. Descansemos un poco antes de seguir con el relato. ¿Qué preferís, playa o cafetería con vistas al tanque del acuario Churaumi?

Playita (prohibido bañarse en esta, al lado del acuario)

Cafetería del acuario Churaumi, con vistas al tanque

¡Y esto fue solo el primer día en Okinawa!

4 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Menuda colecciòn de animales acojonantes marinos.

Alejandro Cremades Rocamora dijo...

¡Playa!

Tuve la oportunidad de entrar pero me quedé fuera porque no soy capaz de disfrutar de ver animales en cautividad. No es militancia ni el resultado de saber lo que hacen o no (no lo sé). ¡Es solo que me da cosica! Así que si te mola mejor pa ti.

¡Playa! Pude ver y tocar suficientes pescaditos en las playas de Okinawa. Y cómo mordían algunos XD

Expatriado dijo...

HombreRevenido: Para ti, las fotos son gratis ;) ¿Para cuando un "Animales Acojonantes" del tiburón ballena?

Alejandro: Ya te había leído acerca de eso. A mi los zoos me dan más cosa. Los acuarios los disfruto bastante. Pero vaya, tampoco soy un otaku de los acuarios, ¿eh?

Alejandro Cremades Rocamora dijo...

A mí también me dan menos cosica los acuarios, pero seguía sin salirme a cuenta entrar :)