viernes, 10 de diciembre de 2010

LAS HOJAS ROJAS

A Japón, ya lo he comentado alguna vez, cuando más merece la pena venir es en otoño y en primavera. Es cuando el clima es más agradable y, además, se producen dos eventos espectaculares en todo el país de los que los japoneses son muy aficionados:

En primavera florecen los cerezos. En Japón lo más tipico es que los cerezos no den fruto. Se cultivan por la flor, que da diez dias al año una imagen espectacular. Es típico ir a verlos (se le llama "hanami", ver flores), y comer (y beber) bajo las copas de los cerezos, de una blancura rosada muy impresionante. Cuando caen las flores, es como si estuviera nevando.

En otoño las hojas de ciertos árboles van cambiando de color, poniéndose de un color rojo espectacular. Dura un poco más que la temporada de las flores de cerezo, y también es muy típico ir de "peregrinación" a verlo.

En lo que se parecen los dos eventos es, además del interés por visitarlo, la cobertura informativa que tienen. La línea de floración de los cerezos (florecen primero en el sur y después la línea en la que se mantenienen floridos va ascendiendo hacia al norte atravesando el país) es una noticia típica de los telediarios de primavera.

En otoño, es típico encontrarse carteles como éste:


En él nos informan, en la estación de tren de Hankyu Mikage (la que hay más cerca de casa), de cuál es el estado o tonalidad de las hojas en los distintos sitios a los que llega dicha compañía. Es una forma de fomentar el empleo de la compañía en cuestión, pero además se da una información muy útil: observad el código de colores que, a base de pegatinas, van poniendo en los diferentes enclaves, hasta que se ponen una pegatina con una hoja negra, que quiere decir que las hojas ya han caído. En la parte superior del cartel pone "disfrutemos de los colores del otoño con los trenes Hankyu".

Y es que ver florecer los cerezos, o enrojecer las hojas de los árboles, depende mucho del entorno. Generalmente, uno va a verlos en un enclave de interés histórico-artístico, de los que, claro, Kyoto es el rey. Y como Hankyu tiene línea a Kyoto...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué susto! Había leído: las hoRDas rojas.

Expatriado dijo...

¿Se han rearmado y descautivado o qué, Anónimo?

Firey_Girl dijo...

No puedo decir si me gusta más el Hanami que el Momijigari porque ambos tienen su encanto. Las hojas rojas que vos mencionas sn arces japoneses, ya que normalmente son verdes pero cuando llega el otoño adquieren una preciosa gama de tonos rojizos y violáceos.

En cambio, el cerezo que florece es una especie distinta al que produce la fruta, así que no esperes ver cerezas por ahí. Mera cuestión estética pero no menos bella de observar.