sábado, 27 de noviembre de 2010

IMPROVISANDO EMPANADILLAS

Ya hace tiempo que tenía ganas de apretarme unas empanadillas como dios manda. Hasta la cosa más sencilla en España no está garantizado que se pueda hacer en Japón. Pero bueno, con obleas de gyoza (que ya me barruntaba yo que eran parecidas, si no iguales, a las de empanadilla) he sido capaz.

Ha habido que usar dos obleas para cada empanadilla, porque son algo pequeñas. De ahí que la forma tal vez despiste un poco. Pero oye, el resultado pintaba delicioso. ¡Y el sabor no desentonaba!

3 comentarios:

Cocinero vocacional dijo...

Este es mi nene!! Exportando la gastronomía al otro lado del mundo contra viento y marea!!
Me imagino que será casi igual de difícil hacer comida japonesa en España...
Un abrazo para ti y otro para Hitomi!!

Xavier dijo...

Pues no hace mala pinta no!
Que aproveche!

Xavier

Anónimo dijo...

Supongo que habrán sido un gran éxito!