lunes, 29 de octubre de 2007

PUERTO FUY

Por la noche, y con eso de no dejar que decaiga el buen rollito, nos fuimos a cenar a un restaurante llamado Puerto Fuy, con bastante familla por estos lares, según dicen.

Supongo que debido al día de asado y al atracón de carne que me dí durante el día, no disfruté especialmente de la cena. Todo rico, ¿eh?, pero como el mejor cocinero es el hambre y por la noche no vino...

Las copas de después fueron dispensadas por mi parte también. ¿Será que los años no pasan en balde?

4 comentarios:

Eusebio Manzano dijo...

Que pasa señor!

Por fin entro en tu blog!

Madre mía la pila de información que tienes aquí de tu desplazamiento. Me he entretenido un buen rato. Eso sí....estoy echando en falta un análisis del mercado del queso chileno... jejeje ... Mucho edificio, mucha carne pero de queso que? Hacen queso de oveja? Que raza de ovejas tienen allí?

Me alegro de que te lo estés pasando bien.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Ah! las cosas de la edad. Cuestión dosis y, en el peor de los casos, de pastillita azul.

jose dijo...

Yo el otro día di buena cuenta por aquí de un bife de chorizo espectacular, que me trajo recuerdos de tu post de mendoza.

Por otro lado, a) con días así vas a regresar a tu peso antiguo pero b) veo que no pudiste con la cena y c) me parece muy mal que no salgas por ahí de copas.

Eu!

Expatriado dijo...

Use: No te preocupes. No creo que te quiten el negocio. Es más, yo comprará ahora con gusto un quesete de esos "gran reserva" que tenemos a medias pero que solo comes tu.

Anónimo: Por ahora lo de la pastilla azul solo es para no entrar/salir de Matrix. Pero todo se andará...

Jose: Lo de mi peso es algo inevitable. Va subiendo, subiendo... Lo de las copas, pues pa qué ir si lo que te apetece de verdad es irte a casa a dormir. Deja a los chavales que se diviertan, que a mi me divierten más 8 hras de sueño que dos de reggeton (o como se escriba).